26 de septiembre de 2011

Polo Circo: Las compañias de artistas porteños denuncian que las excluyen



Nota en Tiempo Argentino. Publicado el 26 de Septiembre de 2011

Harán un festival itinerante por toda la ciudad, como protesta

Se quejan de la escasa convocatoria y la imposibilidad de usar el predio ubicado en Garay y Combate de los Pozos, y afirman que la coordinadora del programa, Gabriela Ricardes, lo utiliza para trabajar con su escuela. Ella lo niega.

Artistas circenses de la Ciudad de Buenos Aires, convocados en el colectivo Circo Abierto, organizarán un festival itinerante para denunciar que el programa estatal porteño “Polo Circo” los excluye de los espectáculos y proyectos, según le comunicaron por nota al ministro de Cultura Hernán Lombardi, de quien depende el área. Algunos miembros de este espacio conformado por compañías circenses y artistas independientes afirmaron también que el espacio instalado en el predio de Juan de Garay y Combate de los Pozos es utilizado para prácticas y funciones por “los alumnos de la escuela El Coreto y de la UNTREF, cuya directora de la carrera ‘Las artes del Circo’ en esta universidad ocupa también la dirección del programa Polo Circo”. Se trata de Gabriela Ricardes, nombrada como coordinadora general mediante la misma resolución que creó el programa del Polo, en febrero de 2009. En diálogo con este diario, la funcionaria en cambio le sugirió a estos artistas “pedir una entrevista y hablar conmigo, soy una persona muy abierta”, y negó que su escuela utilizara las instalaciones. “Es un mito”, dijo, aunque el día en que se realizó la nota el personal de seguridad lo confirmó.

“Estamos de acuerdo desde un primer momento con la creación del Polo, pero no con la forma en que se maneja, que nos deja fuera a todos”, dijo Cora Altiz, de la compañía La Caravana. Los cirqueros porteños señalan que “no se cumplen” los objetivos básicos para los que fue creado el programa, como por ejemplo el “acompañar la novedad y la emergencia de las artes del circo (…) con diversas acciones públicas”, según apunta el anexo de creación. “En nuestro caso, no podemos utilizar la infraestructura, no podemos entrar, no hay un criterio claro para las convocatorias, llevamos proyectos y nadie nos contesta”, agregó Javier Zuker, de Redes Club de Circo. “Es un monopolio, si fuera un polo no estaría desconociendo a la comunidad circense, como lo hace”, criticó Flavio Parma, que trabaja en forma independiente. Y su colega, Jesús Améstica, apuntó: “Nos unimos porque les pasa a muchos lo mismo.” La carta que presentaron a Lombardi,  y que no fue respondida, llevó la firma de 500 artistas pertenecientes a unas 20 escuelas y otras tantas compañías de la Ciudad. Una de las críticas de los artistas que organizarán en noviembre un festival por toda la Ciudad es la supuesta vocación por incluir en las programaciones costosos números internacionales en desmedro de los locales.

“En este momento está ensayando El Coreto, que es el grupo oficial de acá.” Ingenuo o malinformado, el guardia de seguridad frenó con estas palabras al grupo que se acercó al Polo Circo, junto con este diario, y confirmó lo que denuncian los artistas. No pasaron ni cinco minutos hasta que alguien que se presentó como “encargado de mantenimiento” vino a pedir que no se colgaran a las rejas. Tal vez pensara que los jóvenes que hacían pruebas para la foto estarían intentando saltar hacia dentro. Se produjo una discusión entre los artistas y el encargado, quien decía que el lugar estaba “cerrado al público”. También se acercó a la puerta una “productora”, aunque su actitud era como si se tratara de una autoridad del Polo Circo, quien dijo a los artistas que no podían ingresar porque el predio estaba “en obra”, aunque la compañía que estaba ensayando había “gestionado un seguro” y por eso podía usar las instalaciones. Ricardes dijo a este diario que “la escuela El Coreto es amateur y no utiliza (las instalaciones del Polo) en lo más mínimo”. Cuando este  diario le recordó lo que dijo el guardia, argumentó: “Se habrá puesto nervioso, no hay ningún grupo oficial.” Con respecto a los proyectos, la directora del Polo Circo afirmó que “cada uno de los que se recibió tuvo apoyo. De las pocas cosas que hemos recibido siempre fueron programadas.”